El aterrizaje de cabezas es una de las averías físicas mas frecuentes en los discos duros por golpes, bien sean estos por caídas o movimientos bruscos estando en funcionamiento.
Los daños producidos por este tipo de incidente son de varios tipos, los mas frecuentes están relacionados con los cabezales ya que es la parte movil mas delicada debido a sus materiales y estructura y en menor medida también pueden afectar a la alineación del grupo de discos respecto a los cabezales por desplazamiento del eje.
Los brazos de los actuadores suelen ser bastante rígidos y se fabrican cada vez mas largos y cercanos a las cabezas lectoras, pero el último tramo, en el que van alojadas las cabezas es flexible, aunque se fabrica con formas que permiten la mínima flexibilidad para que puedan mantenerse despegadas de los discos lo suficiente para no tocar la superficie pero lo más próximas posible para mantener una calidad máxima tanto en la lectura/escritura como en el rendimiento, eso hace que la mas mínima vibración pueda hacer tocar estos componentes.
Cuando hay un golpe lo suficientemente intenso para hacerlas vibrar, estas tocan la superficie del disco, llegando a rayarse por el impacto y haciendo ilegible esa zona de datos. Como el disco está girando (los de uso común actuales a 7200 rpm) se hace una rozadura de forma de circunferencia. Esto es lo que conocemos como “Head Crash” o aterrizaje de cabezal.
En la fotografía superior vemos que hay dos impactos, debido a dos golpes consecutivos. Algunos portátiles y también algunos discos externos tienen un acelerómetro que detecta cuando hay un movimiento anormal y mueve el actuador a la zona de parking (donde están los cabezales cuando el disco no trabaja) en la foto la zona amarilla. De este modo cuando se produce el golpe los cabezales ya están fuera de peligro relativamente.